martes, 22 de noviembre de 2016

Sonrisas iluminadas.

¡Hola a tod@s!

Este post va a ser un tanto diferente al que suelo escribir habitualmente y en el que intentaré al menos sacaros una sonrisa de verdad, o como yo le digo... una sonrisa iluminada.

Ahora me preguntaréis, ¿qué son las sonrisas iluminadas? Las sonrisas iluminadas son aquellas en la que mostramos en nuestros rostros de verdad, una sonrisa que esté llena de bondad, cariño, alegría y sobre todo amor. Una sonrisa que hoy en día hay pocas que se pueden ver por las calles de nuestras ciudades. Una pena. Siempre solemos ver esas sonrisas apagadas, esas sonrisas falsas que debemos de esforzar para representar que estamos felices cuando en realidad nuestros corazones está lleno de momentos amargos.

Pero no os preocupéis os voy a dar una pizca de magia para que esas sonrisas se vuelvan a encender, ¿sabéis como? Mirando más allá de nuestros corazones: recuerdos de nuestra niñez, recuerdos de nuestro primer amor, esos maravillosos momentos que hará que poco a poco esa pequeñita velita que tenemos se vuelva a encender. Sé que puede costar que se vuelva a encender pero sé que sois valientes y lo lograréis porque no habrá nadie que lo impida, sólo tú. Tú tienes esa magia que hará encender esa pequeñita velita y salir a calle con una sonrisa de oreja a oreja. Aunque a los primeros días esa sonrisa puede ser que cueste pero sé que en algún momento volverá a aparecer y entonces eso significa que el motor vuelve a funcionar y tendremos por tanto una sonrisa iluminada y no una sonrisa apagada.

El primer paso para llevarlo a cabo es ir a un sitio donde podamos estar totalmente relajados. Ir mirando aquel lugar favorito que tengamos o que estemos cómodos. Ya sea sólo, con nuestros hijos o con nuestros amigos más cercanos. El comienzo debe de comenzar con una sonrisa normal, no hace falta que sea iluminada por el momento, poquito a poquito. La sonrisa iluminada aparece en el momento que menos te lo esperes y serás tú la persona que le des la bienvenida.
Siempre debemos de buscar un hueco en nuestras apretadas agendas, aunque cueste tener ese pequeño hueco seguro que en algún momento se podrá y así esa sonrisa nunca se apague y el motor que tenemos siga alimentando esa pequeña llamita de nuestros corazones, el cuál ya sabéis es el motor principal.

Os dejo con la receta de la sonrisa iluminada:

1. Comenzar buscando aquel lugar donde nos sentamos cómodos y estar relajados con amigos o familiares más cercanos. Intentar ir en vez en cuando cuando podáis.
2. Concentrarte en aquellos buenos momentos vividos en el pasado y pensar en aquellos que te gustarían repetirlos en el presente. Sé que este paso es difícil pero se puede lograr. ¿Por qué no intentarlo?
3. Levantarte del sitio con ganas de seguir avanzando. Al levantarte da un gran pisotón al suelo, y decir, "a por esa sonrisa".
4. Mirar para adelante con decisión de que lo vas a conseguir.
5. Sonreír siempre que puedas para que el motor nunca se apague.
6. Extra: Mirar a aquella persona que tengas a tu lado y dedicarle aquello que jamás le hubieras dicho. ¿Lo intentamos con un Te quiero? Hazlo, sé que se puede. La sonrisa iluminará mucho más si lo hacemos de corazón. Ahí está la verdadera esencia de la sonrisa iluminada.

Estos son los seis puntos para conseguir una sonrisa iluminada. A lo que a mi me respecta me resulta un tanto difícil lograrlo pero cada vez que voy al paseo marítimo de mi ciudad lo suelo hacer y os puedo asegurar que estando sólo o acompañado me ayuda muchísimo mirar las cosas con otras perspectivas, porque me da más esperanzas para seguir adelante. Se puede conseguir.

Sé que puede llegar a ser un poco difícil conseguirlo si tenemos muchos pensamientos que nos preocupa pero, ¿y si por un momento lo pruebas? Siempre debemos de buscar un hueco para nosotros, para nuestra sonrisa iluminada. Haz que ese momento de desconexión sea para tí y tu sonrisa. No tengas miedo.

Lo lograréis. Se que lo vais a conseguir porque en este mundo no hay nada imposible.

Espero que os haya ayudado. Se me apetecía un poco intentar ayudar a aquellas personas que por "x" motivos de la vida hayan pasado malos momentos en estos últimos meses de este año y que poco a poco se va acabando. Aunque haya sido un año tedioso siempre podremos llevar a cabo la mágica formula para conseguir... una sonrisa iluminada. Es tu turno.

A los buenos momentos, una sonrisa.
A los malos momentos, dos sonrisas.
A la vida entera, una sonrisa iluminada.

Hasta la próxima actualización.